LA ASOCIACIÓN CELEBRA EL X ANIVERSARIO DEL SENDERISMO
 
 

 Tal como estaba previsto se hizo la ruta programada subdividida en tres partes. Esto facilitó que cada cual participara en la marcha adaptada a sus capacidades o deseos.

 

 

El grupo A, “senderismo avanzado”.- Comenzamos a caminar cuando aún no eran las 9,  bueno caminar o subir o caminar subiendo porque hasta la hora de almorzar todo era cuesta arriba. Se ha combinado camino forestal y senda, claro, como íbamos por el Desierto de las Palmas la sequedad se notaba en el suelo y el calor húmedo en el ambiente. Hemos sudado de lo lindo, pero hemos resistido hasta el almuerzo.

 

 Las vistas eran preciosas, desde las alturas se divisaba la playa y el municipio de Benicássim. Lo que no hemos podido ver fueron las islas Columbretes, pues el día no estaba claro. Hemos pasado cerca del primer monasterio de las Carmelitas, que ahora está abandonado y en ruinas, y por fin hemos llegado al nuevo monasterio carmelitano.

1/21

El grupo B, “senderismo inicial”.- Salimos de Valencia según el horario previsto llegando a destino sobre las 10 hs. “Lorenzo”  ya comenzaba a mandarnos sus calurosos rayos, pero unos con gorras, otras con sombrillas, comenzamos a caminar en buen ambiente hasta llegar al Monasterio de los Benedictinos  del Desierto de las Palmas, punto de encuentro con el grupo A, los cuales fueron llegando escalonadamente como si fuera un rosario. Todos nos tomamos un respiro para almorzar, cambiar impresiones y recuperar energías. Mientras tanto, nos abrieron un chiringuito que hay a la entrada del monasterio y unos han aprovechado para comprar cervecita fresca y otros para adquirir el famoso licor carmelitano.

 

Después del almuerzo todos creíamos que iba a ser un paseo, ya que íbamos todos juntos, los del “inicial” y los “avanzados” pero no, ha continuado la subida. También se ha combinado carretera y senda. El calor era agobiante y no corría nada de viento, lo que hubiera sido un buen refrigerante.  

 

Unos antes, mucho antes y otros después, todos hemos llegado al punto de encuentro en el pueblo de La Pobla Tornesa. Allí estaba uno de los autobuses, el otro había ido a recoger al

grupo C.- Éramos 17 socios los que salimos de la Estación del Norte a las 11´50 camino de Castellón. No necesitamos llevar agua, ni almuerzo, ni bastón, ni gorra,  pero sí llevamos muchas ganas de pasar un buen día de aniversario con el resto de compañeros.

Los organizadores ya habían previsto que nuestro senderismo sería más corto que el de los otros dos grupos. Tuvimos que andar desde la estación del tren hasta la de los autobuses, por lo menos 100 m. Cuando llegamos donde nos esperaban  el resto de los compañeros nos encontrábamos en perfecta forma física.

 

Tengo que decir que un poco de remordimiento si tuve al ver que nos íbamos a “zampar” aquella pantagruélica comida  sin haber hecho méritos para ello, como  los que hicieron los de las rutas A y B.  El postre casero muy bueno, pero no habían “cremaets”. Los han suplido por carajillos. 

 

 Hemos disfrutado de lo lindo, con el compañerismo, la camaradería y el buen humor del grupo.

 Nos alegró tener entre nosotros al compañero Paco Uviedo. Sin embargo no hemos podido gozar de  la presencia de  Carmen Molina que continua restableciéndose de la ruptura del peroné.

 

 Después de  la comida, la presidenta de la Asociación, Blanca, nos ha agradecido la asistencia, y la labor de Carmen Molina junto con Rafa Gimeno y Ximo Soler que iniciaron hace 10 años lo que ahora es el senderismo de la Asociación y que junto con otros, entre ellos Paco Uviedo y Pepe Hernández,  han hecho que el grupo crezca, hasta llegar a tener que hacer los dos grupos que hoy tenemos.   Algunas veces hay compañeros que se quedan sin poder ir por estar el autobús lleno. También ha reiterado el éxito que ha tenido esta iniciativa  gracias a la labor de los antes mencionados.

 

 Nuestro compañero Paco Uviedo nos ha dedicado unas palabras dándonos ánimo para seguir y en su nombre Blanca nos leyó el siguiente escrito:

 

 

DE LO QUE DON QUIJOTE Y SANCHO PLATICABAN SOBRE EL ALMUERZO Y EL CAMINO

 

En una de sus correrías para desfacer entuertos, hallándose a la sombra de una encina para el descanso y el almuerzo, vieron llegar un grupo de gente, que, sin duda, Don quijote tomó por amigos y Sancho por logreros de su almuerzo (En realidad era una cuerda de galeotes que, camino de Cartagena,

1/9

 

 iban a embarcar en galeras). Conociendo a Sancho, Don quijote quiso preparar a su escudero para que no se resistiera y aflojara las alforjas.

 

…Entonces díjole Don Quijote:

 

  Mira, Sancho amigo, que yo te voy a instruir de cómo todo hace conjunto y complemento de todo;  yo ya bien   te conozgo y te voy a dar enseñanza sabia de cómo a los que caminan juntos conviene también el almuerzo y  la comida en compañía y te mostraré cómo las tales cosas son tan beneficiosas para el cuerpo mismo como para el alma y el espíritu de los que juntos hacen camino. Para el cuerpo porque toda restitución de la fuerza   vital gastada se agradece sobremanera para la buena administración de nuestras reservas y flujos                   corporales; pero sobre todo lo demás, con ser mucho, conviene, para el ánima y para el espíritu, gastar los  alimentos y comer las viandas en ágape común con los compañeros de viaje, cualesquiera que fueren, y  siendo cuantos más mejor,  porque nada hay que fomente tanto la relación humana y la camaradería como la plática y la conversación amiga adobada con un buen yantar y regada con el vino recio de nuestra bien estimada Mancha; que esto suelta mucho las lenguas y el placer de compartir es cosa grande y excelsa,  tanto como el placer que me da la noble idea y el favor y fervor que siento por mi amada Dulcinea, aunque en esto, Sancho, no hay verdaderas varas de medir…

 

  Pero baste ya de charla y disparate, que se me desmanda el discurso de la idea principal que yo te quería                                                     meter en la testa y, hablando, hablando, me tuerce el rumbo y acabaré, sin quererlo, por los cerros de                                                           Úbeda. Y volviendo al hilo de lo que quería prevenir, no me vengas con economías y distracciones de lo que                                                 debe ser un buen almuerzo para gentes que hacen camino juntas y no intentes así esas  mermas que te                                                       sacas del magín para ahorrar en las cosas que nos son necesarias, cosa que, viniendo de ti, me deja                                                             boquiabierto, pues estimo  que tu caletre no da para tanto, y por eso mismo te digo, mi buen amigo Sancho, lo                                               que reza este sonetillo: 

 

 

  Si le birlas el almuerzo

de la mañana al sendero,

no harás buen camino entero

pues te aflojará el esfuerzo.

  Y si urdes camino tuerto

para consolar tu mente,

confundirás a la gente

pero no hallarás buen  puerto.

  Que  siendo muy sabio el cuerpo

no se engaña con sainetes

sin mendrugo en el talego.

  No dejemos para luego

almorzar con estas gentes

y ¡venga el queso manchego!

 

A lo que respondió Sancho:

Déjese de ditirambos y sonetillos mi amo, que bien sé yo lo que vuesa merced me quiere dezir sobre el almuerzo amigo en el camino y esas zarandajas de tanta injundia con que mi señor quiere liarme para que afloje el zurrón, sin haber nesecidad de que lo diga hilvanando versos y sentencias; y ya, de solo pensarlo, me se revuelven las tripas, que me cantan como “pájaros canoros”. Pero, para que lo vea Usía, yo también tengo mis versículos:

 

 

 

 

 

  Mi cuerpo bien que lo nota

cuando, en medio del almuerzo,

yo la estrujo y la retuerzo

dándole un tiento a la bota.

  Y si hablamos de amistad,

yo, con mis buenos amigos,

hasta manducando higos

estrechamos la hermandad.

 

 

Concluyendo Sancho su perorata con dos tercetos que completan su sonetillo de aquesta manera:

  Y como Usía pregona

que “es cosa de bien nacidos

saber ser agradecidos”,

  demos las gracias de sobra

a todos los que empujaron

con su empeño en esta obra.

 

 

…Así fue como, caminando, hablaban Don Quijote y Sancho de las sus cosas por boca de…

 

Naturalmente, Cervantes nunca escribió semejante historieta y, por tanto, nunca pudieren salir tales palabras por boca de Don quijote y Sancho. Pero… si no fue así, muy bien pudiera haberlo sido.

 

  Y como, por aquel tiempo, Sancho desconocía el valor, y el hecho en sí, tanto de la Cartografía como de la programación y la función del “coche escoba”, nunca pudo agradecer como debiera la labor de esa ONG sin ánimo de lucro que forman nuestros colaboradores en la sombra. Pero, si Sancho no lo hizo, lo hacemos nosotros ahora. ¡Un aplauso para ellos!

                                                                                                                             

 

                                                                                                                                                                        Escrito por Paco Uviedo.

 

 

Finalmente se ha procedido a repartir unos obsequios a los responsables y colaboradores de estos dos grupos. A la salida hemos tomado fotos de los que comenzaron hace diez años a salir de senderismo promovido por la Asociación. Todos no han podido estar, faltaban los promotores, Carmen y Rafa.

 

                El día ha finalizado deseándonos un buen y feliz verano y con ganas de que llegue el otoño para emprender de nuevo nuestras andaduras.

 

Ésta crónica ha sido posible por la colaboración de tres  Socios  participantes en cada uno de los grupos y a los reporteros que tanto material han enviado. 

.  

 

¡GRACIAS POR MANTENER VIVO EL RECUERDO!